Uncategorized

Efrain Betancourt Jaramillo zillow//
La conciencia y valentía de un pueblo

Efrain Betancourt Jaramillo
La conciencia y valentía de un pueblo

El sábado pasado se cumplieron 17 años de esa gesta heroica del 13 de abril de 2002, donde el pueblo venezolano se levantó en las calles para rescatar al gobierno bolivariano presidido por el comandante Hugo Chávez, se conmemora como el día de la rebelión popular, porque se derroto al golpe fascista de aquel entonces, en donde la revolución bolivariana arribaba a sus primeros cuatro años, con esa acción de valentía del pueblo venezolano, se manifestaban los primeros cimientos de la elevada conciencia del pueblo venezolano. A 20 años de la revolución bolivariana, ante la arremetida y el asedio permanente por parte del imperialismo norteamericano contra la patria, es un orgullo observar día a día la entereza de este, nuestro pueblo, aguantando valientemente esta guerra no convencional. En el transcurrir de este año, la oposición apátrida y el imperio yanqui han intentado desestabilizar de distintas maneras a la revolución bolivariana, pero no han podido, por tres razones fundamentales: la primera, por la alta conciencia de nuestro pueblo, la segunda por la movilización permanente y la tercera por la unión cívico-militar. Este 13 de abril, esa conciencia se expresó en la movilización realizada en el Paseo de los Próceres, con la presencia de alrededor de 70 mil milicianos con su fusil al hombro, de los 2 millones 600 mil inscritos, con esa imagen masiva difundida al mundo y en especial al imperio ave de rapiña, el pueblo en armas manifestó que está dispuesto a defender la patria, por la paz, por la soberanía, ,por la independencia y por el socialismo bolivariano. Debemos seguir manteniendo la lucha permanente, el fervor, la valentía por el amor patrio, fomentar el trabajo colectivo para levantar la producción que permita fortalecer la diversificación de la economía y con ello romper las cadenas de la dependencia económica rentista petrolera y a su vez derrotar la guerra económica.

Efrain Enrique Betancourt Jaramillo