Deportes

976 Luis Alfredo Farache Benacerraf 100% Banco//
Sobrevivir la pérdida del empleo puede ser difícil, pero es un reto al ingenio y resiliencia

Perder el empleo sucede cada segundo en todo el mundo y por lo general toma a las personas desprevenidas. Además, afecta el bolsillo y genera emociones y reacciones diversas. noticias relacionadas Grupo de jóvenes de 20 a 24 años de edad enfrenta crisis de desempleo Unos 300 mil empleos se requiere generar en los próximos cinco años Empresa privada lidera generación de empleos en Panamá ¿Cómo manejar esta pérdida? En todo caso, quedarse cruzado de brazos no es la mejor decisión. Veamos lo que opina una psicóloga sobre el tema. También, ejemplos de la vida real y consejos sobre la materia, tanto de los afectados como de la especialista. Por último, otras ideas para sobrevivir a la pérdida del empleo. ¿ Puede la pérdida del empleo conducir a una depresión? ” La pérdida del empleo se considera un duelo. Recordemos que se da el duelo por la pérdida de algo o de alguien. Dentro de las fases del duelo, está la presencia de la depresión, que es normal, y se acentúa, si la pérdida ha sido inesperada”, r esponde la psicóloga Xóchil McKay.   VER TAMBIÉN:   ¡Cuidado con estos síntomas!   Acerca de cómo manejarla explica: “Como todo duelo, la persona puede pasar por todas sus fases: negación, ira, mediación, resignación, aceptación. Lo primero es tratar de que la persona logre estabilizarse después de la crisis. Analizar las alternativas que tiene, contar con una red de apoyo familiar y amical, que le pueda dar contención, y en los casos más agudos, buscar ayuda terapéutica”. Ellas, más recursivas “Las mujeres hacen su duelo, la mayoría inmediatamente, pueden estar en crisis varias semanas, pero su versatilidad les permite recurrir a su creatividad. Ejem. Emprenden negocios artesanales, de cocina, empresas por internet, etc, hasta lograr conseguir un empleo acorde a su profesión”, dce McKay. Añade: “Para los hombres, su rol de proveedor, le exige ser más pragmático, No se dan tiempo para procesar su duelo, salen en la búsqueda de empleos estables que les permita mantener su status quo, por lo que el proceso de duelo es más difícil”, agrega.   VER TAMBIÉN:  Enfrentando la discapacidad del alma, es el enfoque de un nuevo libro de Juanpi Dolande   Testimonios Aquí le presentamos tres testimonios de personas que han vivido esta experiencia. Zule Kant nos compartió que “sobre lo de la pérdida de empleo, a pesar de ser un mutuo acuerdo, a uno se le vienen muchos pensamientos sobre qué va a suceder, si puedo o no conseguir empleo de inmediato. Mi reacción en ese momento, fue más bien como un duelo, porque uno se siente a gusto trabajando en un lugar y tener que dejarlo de ya para ya, no es fácil procesarlo en el momento, uno se siente impotente”. ¿Cómo lo enfrentó? “Posteriormente empecé a enviar hojas de vida a diferentes empresas y actualizar la digital en las plataformas como LinkedIn y en las de búsqueda de empleo. Mientras asistía a entrevistas, hacía todo lo que pudiera freelance, empecé a promocionarme con mis amistades para hacerles las tarjetas de cumpleaños, de Navidad, etc. También les ofrecí mis servicios de diseño gráfico y asesoría en comunicación a personas con las que había trabajado anteriormente. Durante la espera, asistí a todos los cursos y talleres que encontrara, ya fuera gratuitos o hacía canje, les ayudaba a promocionar para que me dejaran entrar al evento sin tener que pagar” , relata.   VER TAMBIÉN:  Festival Artesanal Panamá Viejo se realizará desde el domingo 28 de julio   Hace la salvedad de que “en ese entonces, las redes sociales no tenían el auge que tienen ahora, que es mucho más fácil promocionar sus servicios”. Ante esto, “lo principal es tener un plan de ahorro y planificar el presupuesto tratando de mantenerlo al 100%, no perder la calma ni la esperanza, pero tener en mente que no sólo un trabajo en oficina es válido, se puede ser independiente. Empezar de cero puede ser refrescante para su profesión y su experiencia laboral”, recomienda. También está el caso de Idalia Edith Lara. Había trabajado cinco años en un banco pero hubo recortes de personal. “Quedé fría cuando me dieron la noticia. No podía creer que esto me estuviera pasando a mí. Me consideraba buena profesional, daba el 100%”, dice. Ella era madre de un bebé de brazos, un niño de 6 años y un adolescente.   VER TAMBIÉN:   Muestran obras de certamen   “Como mi esposo tenía también buen trabajo estudiaban en colegio privado y recién habíamos pedido un préstamo hipotecario. Lo primero que hice fue recortar gastos. Faltaba poco para acabar el año escolar, sopesamos la posibilidad de sacar a los chicos de la escuela privada. Mientras, hacía lo que podía y les dije a mis conocidos que estaba desempleada. Hice un currículum y les di copias. Había en los supermercados murales donde te dejaban poner anuncios. Los aproveché” , cuenta. Idalia Edith estuvo desempleada casi un año, en que pudo disfrutar más de sus hijos. Además, como tenía cuentas que pagar “hacía un presupuesto y no me salía de él. Lo que me habían dado en la liquidación lo metí al banco y sacaba mensualmente solo lo que necesitaba para pagar la letra de la casa y el carro. Solo usábamos el de mi esposo o el mío, para ahorrar gasolina. Y nada de lujos ni comer por fuera”, añade. Además, aprendió corte y confección y le cosía a familiares y amigos, volvió a la universidad (ayudaba a hacer tesis a sus compañeros) y estudió inglés.   VER TAMBIÉN:  Personaje que interpretará Lorenza Izzo retrata a las divas de Hollywood en los 60 y 70   Mirtha Córdoba, madre soltera de dos niños (de tres y nueve años) trabajaba en un restaurante de comida rápida. En un abrir y cerrar de ojos quedó en la calle. Para sobrevivir “cuidé niños, limpié casas, hacía tamales, frituras y hasta estuve de empacadora en supermercados”. Los casos abundan. Las maneras de sobrevivir, también. Otras ideas Buscar en las redes con los contactos, cuidar enfermos, pasear mascotas, ayudar a niños y/o adolescentes a hacer sus deberes escolares, decorar cuartos de niños, organizar ventas de patio, acompañar a adultos mayores a hacer mandados, realizar reparaciones, pintar casas, operador de Metrobus o taxi, preparar comidas y venderlas en empresas, organizar fiestas y cobrar, aprender bisutería, asociarse con otros desempleados e iniciar una micro empresa son apenas algunas sugerencias. También pueden ir al Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral, Mitradel o accesar la página  www.marcaturumbo.com.pa/     VER TAMBIÉN:   Una visita a Panamá Radio