Economía

Agencia espacial de Chile: una tarea y oportunidad para el nuevo Consejo de Política Espacial

Por su parte, la ministra de Bienes Nacionales, Javiera Toro, indicó “podemos aportar en distintos ámbitos para tener más información para finalidades civiles de investigación. En ese sentido, podemos aportar, por un lado, identificando territorio fiscal donde sea posible instalar parte de esta infraestructura y fundamentalmente a través de la secretaría ejecutiva del Sistema Nacional de Información Territorial (SNIT)”

La verdad es que sería una señal poderosa que MINCIENCIA con el apoyo del nuevo Consejo de Política Espacial, usando todos los ante proyectos de ley de creación de una Agencia Espacial elaborados desde hace más de 25 años, pudiera enviar al Congreso Nacional un Proyecto de Ley actualizado y considerando todas las últimas recomendaciones que ha entregado la OOSA de la ONU estos últimos años a través del Acuerdo de Colaboración vigente con la FACH. Necesitamos nuestra Agencia Espacial sin temores, con la prudencia orgánica y presupuestaria que corresponda, apoyando la decisión del Presidente de la República, que ha mantenido con firmeza la intención de aumentar la inversión en Ciencia y Tecnología al 1% del PIB. Compartir Twittear Compartir Imprimir Enviar por mail Rectificar

Desde hace décadas la comunidad espacial/satelital de Chile, mayoritariamente civil, compuesta de ingenieros electrónicos, eléctricos, informáticos, industriales, mecánicos, aeroespaciales, satelitales, abogados, cientistas políticos, con especialización en ingeniería satelital, percepción remota, telecomunicaciones satelitales, navegación global, derecho espacial y otras carreras afines han escrito y elevado sus voces ante las autoridades en diferentes publicaciones, entrevistas, seminarios, congresos, etc. respecto de la urgencia de contar en nuestro país con una Agencia Espacial civil, creada por Ley de la República, con personalidad y patrimonio propios, dependiente de la Presidencia a través de un Ministerio que ya desde hace unos años fue identificado como el de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, dando cumplimiento a la Ley 21.105, artículo 4.

Pero a la fecha actual se observan rayos de esperanza, ya que nos hemos informado de la creación del nuevo Consejo de Política Espacial y Comité Ejecutivo Espacial, del Decreto Supremo 24 publicado el 15 de marzo 2022, y de la materialización de su primera sesión constitutiva el 7 de junio, presidida por el ministro Flavio Salazar, donde se dio a conocer al nuevo secretario técnico interino del Consejo (Comandante FACH en comisión de servicio), cuyo rol será presidir esta instancia, convocar a nuevas sesiones y velar por el desarrollo del programa. También se nombraron a los representantes de cada ministerio.

Recogimos algunas declaraciones de esta primera sesión:

La Ministra del Interior y Seguridad Pública y Vicepresidenta, Izkia Siches afirmó que “el Programa Aeroespacial nos va a permitir tener carreteras de satélites y contar con información muy relevante para el desarrollo de Chile. Además, contaremos con centros regionales en la misma agenda descentralizadora, no solo del territorio, sino que también del conocimiento”.

El ministro de Ciencia y Tecnología Flavio Salazar expresó que “presentamos una estrategia de trabajo. Junto al Ministerio de Defensa y la Fuerza Aérea estamos articulando las capacidades científicas y tecnológicas que tiene Chile. Contar con estos datos nos permitirá responder de mejor forma en tareas relacionadas con el monitoreo territorial, crisis hídrica, recursos naturales, cambio climático, desastres socio naturales y gobernanza de datos. Uno de los desafíos de esta iniciativa es seguir impulsando el Sistema Nacional Satelital (SNSAT), que contempla 10 satélites para Chile“.

La ministra de Defensa, Maya Fernández, agregó que “el Sistema Nacional Satelital es un instrumento del Estado para generar autonomía tecnológica relacionada a la observación y comunicación como una contribución al desarrollo nacional”.

Por su parte, la ministra de Bienes Nacionales, Javiera Toro, indicó “podemos aportar en distintos ámbitos para tener más información para finalidades civiles de investigación. En ese sentido, podemos aportar, por un lado, identificando territorio fiscal donde sea posible instalar parte de esta infraestructura y fundamentalmente a través de la secretaría ejecutiva del Sistema Nacional de Información Territorial (SNIT)”.

Esta iniciativa cuenta con tres áreas definidas para su implementación (Sistema Nacional Satelital, Sistema Nacional Satelital de Comunicaciones y Programa regional), las que mediante su ejecución coordinada permitirán dar impulso a la agenda presidencial, cuyo gasto se espera llegue a representar el 1% del PIB. Esto se traduce en un monto aproximado de $3.000 millones de dólares anualmente.

De acuerdo con el Decreto Supremo 24, su articulo 5º letra c) establece que “le corresponde al Consejo la labor de Proponer al Presidente de la República, los elementos para la definición de criterios de asignación de fondos y las iniciativas legislativas y administrativas destinadas a dar cumplimiento a los objetivos de la Política y la ejecución del Programa, así como para el desarrollo y uso de las tecnologías y aplicaciones espaciales”.

Al respecto, se asume que la iniciativa legislativa más importante es la de elaborar una Proyecto de Ley de creación de una Agencia Espacial Nacional, con patrimonio y personalidad jurídica propios, dependiente del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación y su envío al Congreso Nacional a través de MINSEGPRES, proceso que fácil puede tomar un par de años.

Esta Agencia será la organización gubernamental civil permanente con la responsabilidad de ser contraparte de todas las agencias espaciales del mundo: la NASA de Estados Unidos, de ROSCOSMOS de Rusia, de ISRO de India, de ESA de Europa o de AEM de México, de AEP de Paraguay, de CONAE de Argentina, de AEB de Brasil, de ABE de Bolivia o de CONIDA de Perú y de muchas otras agencias creadas en África, en Luxemburgo, etc.

También será la encargada de velar por el cumplimiento de los 5 Tratados del Espacio Exterior, firmados y ratificados por Chile, además de otros Acuerdos Espaciales Bilaterales que no hemos podido implementar a causa de la falta de una contraparte civil de Chile. Lo anterior con el apoyo permanente de nuestra Cancillería, facilitando los contactos con UNOOSA, con COPUOS y con la comunidad espacial global.

De igual manera, podremos contar con una Agencia Espacial que se encargue de monitorear el reingreso no controlado de etapas de cohetes lanzados al espacio, como sucedió con la etapa del cohete chino que por fortuna ya ocurrió este fin de semana y no causó daños que hayan sido informados. También analizará la importancia y alcances globales de que China siga construyendo su propia Estación Espacial al igual que Rusia, que ya anunció su intención de construir una propia.

También podremos apoyar el envío de nuestro propio candidato astronauta a alguna Estación Espacial Internacional y -¿por qué no?-  observaremos e intentaremos participar en la inminente llegada de una mujer y un hombre de nuevo a la Luna en un par de años (proyecto ARTEMISA) y próximamente a Marte.

Con esta organización espacial permanente, se podrá coordinar de mejor forma los requerimientos civiles gubernamentales para el uso efectivo de todas las imágenes satelitales que entregarán los satélites chilenos y los más de 200 satélites internacionales a los que Chile puede tener acceso; coordinar con el Ministerio de Educación sobre la inclusión de la tecnología espacial en la malla curricular de todo el proceso educativo y de igual forma, coordinar con SUBTEL una solución definitiva para el uso de las posiciones en la órbita geoestacionaria asignada por UIT en 1985 y la ejecución de nuevos proyectos de comunicaciones satelitales para nuestro país.

En el ínterin, el funcionamiento de este Consejo de Política Espacial quizás podrá utilizar la personalidad jurídica de su Presidencia en MINCIENCIA e implementar paulatinamente este Ministerio con la unidad orgánica y los recursos humanos especializados con la capacidad técnica para monitorear y complementar el Programa Espacial Nacional puesto a disposición del país por la Fuerza Aérea de Chile en el nuevo Sistema Espacial Nacional, el Programa SNSAT y SNSATCOM, entre otras capacidades.

La verdad es que sería una señal poderosa que MINCIENCIA con el apoyo del nuevo Consejo de Política Espacial, usando todos los ante proyectos de ley de creación de una Agencia Espacial elaborados desde hace más de 25 años, pudiera enviar al Congreso Nacional un Proyecto de Ley actualizado y considerando todas las últimas recomendaciones que ha entregado la OOSA de la ONU estos últimos años a través del Acuerdo de Colaboración vigente con la FACH.

Necesitamos nuestra Agencia Espacial sin temores, con la prudencia orgánica y presupuestaria que corresponda, apoyando la decisión del Presidente de la República, que ha mantenido con firmeza la intención de aumentar la inversión en Ciencia y Tecnología al 1% del PIB.

Síguenos en

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador .